Otras características químicas

Bonatura

En este artículo comentaremos algunas de las características químicas del agua tales como el pH, el potencial redox, el oxígeno disuelto, el dióxido de carbono, la medida de nitrógeno mediante el método Kjeldhal y el fósforo.

El pH indica la medida de la concentración de los cationes hidronios, H, libres en el agua. En función de las sustancias presentes y de su afinidad por los H, el agua tendrá un pH u otro. El pH del agua en su estado natural de los ríos está entre 6,5 y 8.

El agua se autoioniza según el equilibrio siguiente:

El producto de las concentraciones del ión H3O+ y del ión OH- es constante, y se denomina producto iónico del agua, Kw.

En una disolución neutra ambos iones tienen una concentración de 10-7 mol/l. Para evitar números demasiados pequeños Sorensen, un bioquímico danés, ideó la escala de pH. Así, en una disolución neutra:

 

Por tanto tenemos que el pH oscila de 0 a 14, y que:
En disoluciones neutras, pH=7
En disoluciones ácidas, [H+]>10-7, luego pH<7
En disoluciones básicas, [H+]<10-7, luego pH>7

El pH es importante ya que influye en los procesos de potabilización.

El potencial Redox únicamente se emplea cuando se quiere saber el estado de oxidación de las especies que contiene el agua. En análisis de agua no se suele emplear el potencial redox, pues para evaluar la calidad se utilizan otros parámetros indicadores. Únicamente se emplea cuando se quiere saber el estado de oxidación de las especies que contiene el agua.

El oxígeno disuelto es otra de las características del agua. La solubilidad de oxígeno en el agua varía según la temperatura, presión atmosférica y salinidad. El valor de oxígeno disuelto es distinto según el tipo de agua, siendo muy bajo en aguas contaminadas y de pozos profundos, y alta en aguas superficiales y aireadas.

El nitrógeno orgánico y amoniacal constituye el llamado "nitrógeno Kjeldal", que se origina como resultado de los procesos biológicos. Los métodos de eliminación del nitrógeno son de tipo biológico, o cuando se trata de especies iónicas, por vía del intercambio iónico. Si se quiere determinar el nitrógeno total se ha de sumar los aniones nitratos, NO3, y nitritos, NO2, expresados en N. Con este parámetro se determina el nitrógeno
amoniacal y el nitrógeno orgánico, esto es, el nitrógeno contenido en la materia orgánica, proteínas, etc.

El contenido en oxígeno disuelto en cursos altos de los ríos suele estar cercano a la saturación.

Los compuestos de fósforo proceden, en pequeñas cantidades, de los terrenos que atraviesan las aguas naturales, o bien, de contaminación orgánica. Un contenido elevado suele modificar las características organolépticas.