Principales ríos y lagos del mundo

Bonatura


Las aguas superficiales son un componente esencial del ciclo del agua en la troposfera. Sólo el 0,7% del agua de la Tierra es dulce y se encuentra en forma de lagos, ríos, acuíferos y vapor.

Los ríos son un claro ejemplo de aguas superficiales. Se definen como la corriente natural de agua que fluye por un lecho, desde un lugar elevado a otro más bajo. La gran mayoría de los ríos desaguan en el mar o en un lago, aunque algunos desaparecen debido a que sus aguas se filtran en la tierra o se evaporan en la atmósfera. Se constituyen como una importante fuente de suministro de agua para usos agrícolas y domésticos.

En la tabla, "Principales ríos del mundo", se clasifican los ríos de más longitud del mundo. Destacan el Nilo, África, con una longitud de 6.680 kilómetros y el Amazonas, América del Sur, con 6.500 kilómetros de longitud.

Tal y como hemos comentado, el agua dulce también se encuentra en forma de lago. Nos referimos a lago cuando hablamos de agua dulce o salada, más o menos extensa, embalsada en tierra firme. Las cuencas de los lagos pueden formarse debido a procesos geológicos como son la deformación o la fractura de rocas estratificadas o fallas, y por la formación de una represa natural en un río debida a la vegetación, un deslizamiento de tierras, acumulación de hielo o la deposición de aluviones o lava volcánica, lagos de barrera. Las glaciaciones también han originado lagos, ya que los glaciares excavan amplias cuencas al pulir el lecho de roca y redistribuir los materiales arrancados. Otros lagos ocupan el cráter de un volcán dormido o extinto; son los denominados lagos de cráter.

En la tabla "Principales lagos del mundo", se enumeran los lagos más grandes de la Tierra. Entre ellos destacan el Lago Superior situado en América del Norte con una superficie de 82.700 km2, y el Lago Victoria en África Oriental con 68.100 km2.

Estos datos complementan el grupo de artículos "El agua en su estado natural".

Redacción Ambientum